dimecres, 27 de juny de 2018

El MARQ acerca la Prehistoria a los más jóvenes con la exposición ‘Rupestre. Los primeros santuarios’

 Resultado de imagen de exposición ‘Rupestre. Los primeros santuarios’ marq alicante

La campaña 'Veranea en el MARQ' arranca por decimocuarto año consecutivo coincidiendo con la implantación del horario de verano tanto en el museo como en los yacimientos y monumentos de la provincia. La iniciativa tendrá como eje central la Prehistoria, coincidiendo con la exposición 'Rupestre. Los primeros santuarios' que, con motivo del 20 Aniversario de la Declaración de Patrimonio de la Humanidad del Arte Rupestre del Arco Mediterráneo, se inaugurará el próximo 5 de julio.

Tal como ha explicado el diputado de Cultura, César Augusto Asencio, "el objetivo principal de esta propuesta es divulgar entre los más jóvenes las últimas interpretaciones sobre arte rupestre de la Comunitat Valenciana y, en especial, de la provincia de Alicante, parte destacada del arte rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica dentro de la selecta lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Hay que tener en cuenta que el norte de nuestro territorio es un referente a nivel mundial en unas épocas determinadas de la Prehistoria".

La Fundación Comunitat Valenciana MARQ ha programado ocho semanas repletas de actividades, entre el 2 de julio y el 24 de agosto, de lunes a viernes y de 9:00 a 14:00 horas. Como novedad este año se han planteado dos modalidades de inscripción: la semanal con el mismo precio que el año pasado, 35 euros, y otra quincenal por 60 euros; también existe una reducción para el segundo hermano inscrito.

Todas las actividades tendrán lugar en el MARQ con visitas a las salas, talleres en las aulas didácticas y juegos en los jardines. Un programa estival pensado para un máximo de 50 niños de 6 a 14 años. Para esta edición, además, se va a ofrecer servicio de comedor, a través del BARQ, con un menú especial para los participantes de la campaña en horario de 14:00 a 15:00 horas.

"Los escolares podrán pasar unas vacaciones estivales muy divertidas, trabajando en equipo mientras aprenden a identificar y valorar los sucesivos encuentros entre culturas a lo largo de la historia" ha destacado Asencio. A través de este proyecto, tendrán ocasión de reconocer la función de la arqueología como vehículo de conocimiento histórico, así como de valorar y proteger el patrimonio histórico, cultural, medioambiental y arqueológico de la provincia. Además, conocerán los métodos de investigación sobre arte rupestre y aprenderán a visitar con respeto una institución cultural y sacarle el máximo partido.

La reserva de plazas podrá hacerse en las taquillas del MARQ o a través de instanticket. Toda la información está en www.clubllumiq.es.

Fuente:elperiodic

divendres, 22 de juny de 2018

El cierre del Júcar-Vinalopó seca el embalse de San Diego y deja sin agua a los regantes


El cierre del trasvase Júcar-Vinalopó el pasado 5 de este junio, cuando los antiguos rectores del Ministerio de Agricultura sacaron del orden del día del consejo de administración de Acuamed el envío de 6,5 hm3 del Júcar al Vinalopó, ha terminado por secar la única zona del embalse regulador de San Diego (Villena) que estaba operativa para distribuir el caudal del Júcar por el postrasvase Júcar-Vinalopó.

Dos semanas después de la clausura del trasvase al Vinalopó ya no llega una sola gota de agua del Júcar, lo que pone en serios problemas la cosecha de uva de mesa del próximo septiembre.

En un principio, y según apuntaron la semana pasada fuentes del Ministerio al Consell, la anulación del envío de agua se debió a un error administrativo, pero dos semanas después sigue sin solucionarse una situación que empieza a poner contra las cuerdas a un sector de los agricultores del Medio y Baix Vinalopó que solo reciben estos caudales y que ven agotarse las reservas. En peligro parte de la cosecha de uva de mes del próximo septiembre.

Seis años se cumplirán el próximo septiembre desde que Aguas del Júcar -hoy integrada en Acuamed– vaciara en 2012 el embalse de San Diego, regulador del agua del Júcar que tenía que llegar a la provincia de Alicante.

Se detectaron grietas y fugas, y se optó por cerrarlo y arreglarlo tras haberse gastado cerca de 40 millones de euros. No se ha hecho nada y solo se activó una pequeña zona para redistribuir agua que ya está seca.

Ubicado entre los términos municipales de La Font de la Figuera (Valencia) y Villena, era el punto final del Júcar-Vinalopó, tanto si la toma del agua se hiciera en Cortes de Pallás como en la actual de Cullera.

El cierre se producía tan solo cuatro días después de que el gobierno de Mariano Rajoy saltara por los aires al aprobarse la moción de censura planteada por el PSOE.

En la práctica, la anulación del envío de los 6,5 hm3 de agua para regadío supone el cierre temporal del trasvase, porque tampoco se cuenta con el convenio para regular el trasvase de 20 hm3, algo que se llevaba negociando desde hace más de dos años entre el Ministerio de Agricultura y los regantes y que la exministra García-Tejerina dio por hecho durante el congreso nacional de regantes celebrado en mayo en Torrevieja.

El Instituto Universitario de Geografía de la UA ha advertido en reiteradas ocasiones de que el auténtico problema del río Júcar no es que se tengan que trasvasar 80 hm3 todos los años a la provincia de Alicante con agua de cuestionable calidad captada en la desembocadura.

El problema de esta arteria fluvial es el acuífero de la Mancha Oriental, sobreexplotado, del que en Castilla-La Mancha se extraen todos los años 400 hm3 cuando solo se disponen, como máximo, de 300 hm3 al año.

Una comunidad con déficit hídrico por la pésima administración del río Tajo donde en los últimos años ha ido creciendo la superficie de regadío hasta las cien mil hectáreas, según los datos que maneja el Instituto. Pues bien. Además de los recursos subterráneos, el Júcar les trasvasa también agua de calidad y más barata que la de la Marquesa, que debe salvar una elevación de casi 800 metros para llegar a la provincial.

Fuente: Levante

dimarts, 12 de juny de 2018

Santa Pola retomará a finales de año las excavaciones del Portus Ilicitanus y se consolidarán los restos de la Casa Romana

 

Retroceder siglos en el tiempo desde el móvil y la tablet para conocer al detalle y sobre el terreno cómo vivían las familias de renombre en el siglo cuarto antes de Cristo. El Ayuntamiento de Santa Pola se ha propuesto que no pase de este año cuando se empiecen a poner en valor como paquete turístico los restos arqueológicos excavados del Portus Ilicitanus y la Casa Romana, en el parque de El Palmeral. El ejecutivo local tiene entre manos un proyecto para reactivar las excavaciones en estos dos emplazamientos y consolidar los restos ya estudiados en la década de los ochenta y principios de los noventa. El plan irá acompañado de la tecnología más puntera de realidad aumentada, desarrollada por el departamento de Arqueología de la Universidad de Alicante (UA), que permitirá que el visitante se adentre desde el móvil o la tablet y comprenda los modos de vida de la época con una reconstrucción en 3D de los restos arqueológicos que se le muestran.

Según las estimaciones municipales, el plan empezaría a desarrollarse en octubre de este año cuando se aprueben los presupuestos municipales, con un plazo de ejecución de seis meses que finalizaría el 30 de abril y una inversión de 300.000 euros, donde la mitad podría ser asumible por los fondos europeos Feder, a los que el consistorio de la villa marinera recurrió en diciembre del pasado año. Si se deniegan estas ayudas, el proyecto se desarrollaría en dos fases asumidas por el Ayuntamiento.

En la casa Romana se acometerían pequeñas actuaciones para consolidar los restos y hacerlos más accesibles al visitante con una pasarela interior y un discurso museográfico, hoy inexistente. Asimismo, este sería el enclave donde arrancaría el proyecto de realidad aumentada. Por el momento se tienen los planos de lo que entre el siglo cuarto y quinto fuese una vivienda de alta alcurnia de planta central cuadrada entorno a un patio con habitaciones.

Desde el grupo Patrimonio Virtual del departamento de Arqueología de la UA han recopilado los umbrales de entrada de la vivienda y a partir de ahora empezarán a levantar en tres dimensiones todas las imágenes que se han tomado mediante fotogrametría digital, aunque tienen que estudiar algunas partes como una fuente que fue destruida en el entorno. El acceso al programa será sencillo y el usuario solo tendrá que descargar una aplicación desde su aparato electrónico, donde abrirá los ficheros tridimensionales cuando pasen por los marcadores instalados en el yacimiento.

En cuanto al Portus Ilicitanus, tiene que recuperarse la documentación de las primeras excavaciones y se reanudarán, porque sólo hay una tercera parte del solar estudiada. Esta parte de la villa suburbana con viviendas y almacenes portuarios se pondrá en valor con pasarelas que mejoren la accesibilidad y un vallado no tan agresivo, porque «tiene una apariencia terrible, está como abandonado y no se entiende nada porque hay unas fases de muros, tiene que ser comprensible para los propios vecinos y el turismo», señala Jaime Molina, director de las excavaciones y profesor de Arqueología en la UA.

Fuente: DiarioInformacion

diumenge, 1 d’abril de 2018

La ruta de los 8 pueblos de la Vall de la Gallinera: belleza y magia en Alicante

Resultado de imagen de vall de la gallinera

Situado en la comarca de la Marina Alta y de belleza innegable, se esconde uno de los enclaves más representativos de la Comunitat Valenciana: La Vall de la Gallinera.

Con multitud de posibilidades de senderismo, este valle del interior alicantino es comúnmente conocido por la Ruta de los 8 pueblos que lo conforman: Alpatró, Benialí, Benirrama, Benisilí, Benisivá, Benitaia, La Carroja y Llombai, pequeños y encantadores poblados que regalan unas de las vistas más humanas y amables de Alicante.

A su amplio patrimonio natural hay que sumarle un legado histórico y cultural. Una historia que escribió sus primeras líneas en el Paleolítico (100.000-50.000 a.C.), época de la que hay datados asentamientos humanos y muestras rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Gracias al sello que dejó la cultura islámica, se pueden hoy contemplar algunos vestigios: el Castillo de Benissili, el Castillo de Forna y el Castillo de Benirrama. Su construcción se remonta a los siglos XI y XIII, y fueron en su día el hogar del príncipe musulmán al-Azraq, distinguido por su implacable resistencia contra los cristianos del rey Jaume I.

La cultura íbera también dejó su rastro. Existe la posibilidad de visitar restos de muralla presentes en el poblado del 'Xarpolar'. A partir de este, se extrajeron restos cerámicos que actualmente visten el interior de algunos museos.

16 kilómetros, 8 pueblos y miles de historias que contar al caminante. El recorrido está trazado por sendas, caminos y algunos tramos de carretera. Por su parte, en la alta sierra hay otros tramos sin sendas y bastante pedregosos.

La ruta empieza en la fuente de la Mata de Benirrama. Un pueblo de calles estrechas repletas de casas de tejas. Dar un paseo por las calles de esta localidad es algo que nadie debería perderse.

Paz, una tranquilidad y fachadas pintorescas con numerosos detalles son los protagonistas del encanto de la población. Tras pasar el despoblado morisco de Benimarsoc, se puede visitar la Iglesia de San Cristófol y ver su Vía Crucis.

La próxima fuente que se encuentra en el camino es la 'Font d’Alcúdia', próxima al despoblado del mismo nombre. Junto a ella, guarda sus aguas una pequeña balsa llena de vida.

En el siguiente pueblo, Benialí, se encuentra el Ayuntamiento de la Vall de Gallinera, que administra los 8 pueblos. La visita a su fantástica fuente de dos caños y al lavadero anexo a esta, recuerda la importancia que debieron tener hace solamente unos años para los habitantes del pueblo.

Sin duda alguna, los lavaderos eran un punto de encuentro, un lugar donde rendir tributo a ese bien tan preciado, el agua.

Dejando atrás Benialí, a tan solo un kilómetro aparecen los 'pueblos gemelos', separados por la carretera y unas escaleras. Siguiendo la ruta, Benissivà queda a la derecha y Benitaia, a la izquierda.

Benissivà destaca por el elevado número de casas rurales que hay en su interior. Ciertamente, la Vall de Gallinera es un paraíso del turismo rural.

Es uno de los pueblos más cercanos a la subida a la 'Penya Foradà', un agujero en una roca por el que cada año se produce una espectacular alineación solar que reúne a cientos de personas y alumbra los restos del antiguo Convento Franciscano del siglo XVII que había en la Vall de Gallinera.

Para llegar a Benitaia, solo hay que cruzar la calle y subir las escaleras. Se trata de un pueblo muy pequeño en el que se puede visitar otro lavadero. La mayoría de lavaderos que podemos encontrar en la localidad, han sido restaurados.

Tras cruzar los 4 primeros pueblos, se llega a La Carroja, una localidad que cuenta con poco más de 20 habitantes censados, una sola calle, varias casas a ambos lados y una pintoresca iglesia. Un pueblo que comparte su encanto con otros también de origen morisco. La ornamentación con flores y plantas en la puerta de las casas, balcones y ventanas son su seña de identidad.

Otra cosa a destacar es la 'Font de Baix', que aparte de ser fuente, era el antiguo lavador del pueblo.

Tras salir de La Carroja, la ruta se separa del asfalto. Llega el momento de tomar una senda entre bancales de cerezos, para acercarse a las faldas de la Serra Foradà. Este tramo del recorrido es el menos ‘urbano’ y permite gozar de la Gallinera más salvaje.

En esta parte de la ruta se pueden visitar dos fuentes: la 'Font d’En Pere' y la 'Font de l’Orenga'. La segunda, sin duda alguna, la más salvaje de todo el recorrido.

En este punto, el sendero vuelve a descender en busca de la carretera principal, donde se encuentra la 'Font Vella d’Alpatró'. Este pueblo es el más grande de toda la ruta. En él se puede visitar, como en el resto, el lavadero conectado a la fuente, que fue reformado hace unos años.

El siguiente pueblo que se encuentra en el camino es Llombai. Un poblado abandonado desde los años 70 donde se puede visitar la antigua almazara.

Al final del pueblo se encuentra la fuente de tres caños, popularmente conocida por la calidad del agua y el lavadero recién restaurado.

Ha llegado el momento de dirigirse hacia Benissili, el último pueblo de la ruta y el más elevado de todos. Esta localidad perteneció a la Vall d’Alcalà hasta el siglo XIX.

Queda solamente un kilómetro para llegar al último punto de la ruta: la 'Font de la Mata'. Si andamos el camino que queda al lado, se puede disfrutar de unas vistas al mar de Dénia.

La tranquilidad y la paz que se respira durante este rústico recorrido es un auténtico lujo para todo caminante. Una escapada muy recomendable para disfrutar de la historia que dejan los pueblos de la Comunitat Valenciana.

Fuente: Lasprovincias

divendres, 13 d’octubre de 2017

Retrato de una España atrapada en la sequía

Camiones cisterna en muchos pueblos de Galicia, desaladoras funcionando a todo gas en Murcia, el trasvase del Tajo paralizado desde mayo, restricciones en los regadíos en medio país que pueden extenderse durante los próximos meses, campañas de sensibilización en el uso del agua... La sequía y la falta de agua en los embalses se han instalado en España. Y todos miran al cielo como último recurso para atajar el problema. Pero si el año que viene vuelve a ser seco, como ocurre desde 2014, la situación se puede complicar mucho más. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? Este es el retrato de una España atrapada en la sequía a través de distintas magnitudes.
¿Cómo se determina una situación de sequía?
La sequía se produce cuando durante un periodo de tiempo los valores de las precipitaciones son inferiores a los considerados normales. La causa inicial de toda sequía es la escasez de precipitaciones (sequía meteorológica), lo que deriva en una insuficiencia de recursos hídricos (sequía hidrológica). Cuando la escasez hídrica incide en la agricultura y en la actividad humana y económica se puede hablar de sequía agrícola y socioeconómica.

En estos momentos, el Gobierno de España tiene declarada oficialmente una situación de sequía prolongada en tres cuencas: Júcar, Segura y Duero

¿Ha llovido menos este año?

Las lluvias durante el recién terminado año hidrológico (desde el 1 octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017) han sido menores de lo normal. Según los datos de la Agencia Española de Meteorología (Aemet), el año hidrológico ha cerrado con 551 litros por metro cuadrado de media para el conjunto de España, lo que representa casi un 15% de déficit respecto a la media histórica (1981-2010), que está en 648 litros por metro cuadrado. Si se toma como referencia solo la España peninsular (como el gráfico que acompaña este texto), la reducción respecto a la media histórica es algo más del 18%, según el Ministerio de Agricultura. 
Pero el problema ahora no es tanto que este último ejercicio haya sido seco, sino que España lleva desde 2014 encadenando años hidrológicos con lluvias menores de lo normal. Y esto ha tenido una afección directa en el agua embalsada. Es decir, la concatenación de la sequía meteorológica ha desembocado en una situación de sequía hidrológica

¿Cómo están los embalses?

En este momento los pantanos del país están por debajo del 40% de su capacidad, en el 38,9% concretamente. ¿Es normal? No: desde 2006 no se registraba un porcentaje tan bajo.
Para poder comparar los datos históricos, hemos tomado la foto fija de la tercera semana de septiembre. En ese momento, los pantanos españoles estaban al 41,2%, el porcentaje más bajo de la década. Para encontrar un valor menor hay que retroceder hasta 2006. Además, en los últimos 27 años (desde 1990) solo en seis ocasiones se ha llegado a esa semana de septiembre con un porcentaje más bajo que el de ahora. Y la mayoría de años peores que este se concentran en los noventa, cuando las pérdidas de las redes de abastecimiento eran mucho mayores que ahora.   

¿Qué cuencas están peor?

Si se toma solo el dato de agua embalsada, las que están peor son las cuencas del Júcar y el Segura, cuyos pantanos están 26% y del 14,3%, respectivamente. Le sigue la del Duero, que está al 32,2%. En esas tres cuencas el Gobierno ha declarado ya la situación de sequía prolongada.
Sin embargo, prácticamente en todas las cuencas españolas hay zonas en las que se está en situación de prealerta, alerta o emergencia por sequía. El dato del porcentaje de agua embalsada es uno de los indicadores para conocer cómo está una cuenca. Pero no es lo único que se debe tener en cuenta.
Por ejemplo, a pesar de que la cuenca del Guadalquivir está al 32,3%, la situación es mucho más preocupante en la del Miño-Sil, donde la confederación ha establecido ya la alerta de sequía completa aunque sus pantanos están al 42,2%. Esto se debe a que la cuenca gallega está mucho menos regulada que la andaluza, es decir, que cuenta con menos pantanos y depende del ciclo anual de lluvias para garantizar el abastecimiento.  

Daños en la agricultura

Los pantanos tienen tres usos fundamentales en España: para el consumo de las zonas urbanas, para la agricultura y para generar electricidad. La combinación de sequía y heladas en España se ha materializado este año en el mayor desembolso de la historia de los seguros agrarios hasta la fecha. Según Agroseguro, el sistema español de seguros agrarios, los 53.000 siniestros declarados supondrán en 2017 unos 208 millones de euros en indemnizaciones para cultivos de cereales de invierno y leguminosas. Las zonas más afectadas son Castilla y León y Castilla-La Mancha.
También ha marcado un hito histórico la superficie afectada por estos siniestros, con más de 1.650.000 hectáreas, de las que 1.327.000 corresponden a siniestros de sequía y helada. A finales del pasado mes de septiembre, el sector agrario cifró en 2.500 millones de euros el recorte de producción (a precio de mercado) derivado de la sequía, las heladas y los pedriscos, informa Vidal Maté. Los agricultores se plantean ahora la inversión en la próxima campaña agrícola. Lo extraordinario de la situación en la mayoría de los embalses hace temer que las condiciones impidan el desarrollo de una campaña normal.
SINIESTROS E INDEMNIZACIONES POR COMUNIDADES
Comunidad autónomaNúmero de siniestrosSuperficie afectadaTotal indeminzaciones
Andalucía1.53644.9813.854.760
Aragón5.186150.14513.822.192
Baleares881.58848.737
Cantabria131216.211
Castilla y León27.610949.421148.913.748
Castilla-La Mancha12.994370.35230.093.079
Cataluña1.86830.3601.690.769
Extremadura42516.2541.062.671
Galicia121002.475
La Rioja52812.0841.699.411
Madrid43213.2231.450.567
Murcia1377.539577.045
Navarra2.27246.2704.207.830
País Vasco3586.325460.067
C. Valenciana1472.895170.451
TOTAL53.6061.651.660208.060.012

Energía

La otra gran función que cumplen los pantanos en España es la generación de energía a través de las centrales hidroeléctricas. Y la falta de agua en los embalses también ha desplomado la generación de electricidad. En lo que llevamos de año se ha producido un 52% menos de electricidad a través de esta fuente renovable. Además, las reservas actuales para generar energía a través de los pantanos son el 68% de la disponible hace un año, el 65,2% de la media de los últimos cinco años y el 67% de la media de los últimos diez años, según los datos del Ministerio de Agricultura.

Menos agua, más emisiones de efecto invernadero

Que se produzca menos electricidad en las centrales hidroeléctricas tiene incidencia en el recibo de la luz, ya que suele ser una fuente que abarata el coste de la energía. Pero también tiene una importancia en la generación de gases de efecto invernadero, principalmente de CO2. La electricidad que no se produce con el agua embalsada (que no emite gases) se está supliendo mayoritariamente quemando carbón y gas (que sí supone expulsar CO2).
Red Eléctrica de España tiene contabilizadas las emisiones de CO2 asociadas a la generación de electricidad hasta el mes de agosto. Hasta ese momento, este sector había emitido 47,3 millones de toneladas de este gas de efecto invernadero; casi un 37% más que en el mismo periodo de 2016. 

¿Cuánto tiene que llover para revertir la sequía?

El incremento del nivel de los embalses requiere ingentes cantidades de lluvia y nieve. Tanto las aguas de superficie como los acuíferos se regeneran una vez que los terrenos vuelven a empaparse. Cuando el suelo recupera humedad y las aguas subterráneas vuelven al nivel óptimo, las aportaciones de lluvia vuelven a elevar el nivel de los embalses. Sin embargo, según el pronóstico de Aemet, las lluvias de otoño no permitirán suplir la escasez acumulada en casi toda España. De momento, la precipitación media en España el pasado septiembre fue de 15 litros por metro cuadrado, lo que supone el 33% de la media de este mes, que es de 45 litros, según la Agencia Española de Meteorología (Aemet): "Provisionalmente, podría decirse que este mes de septiembre ha sido el más seco en lo que llevamos del siglo XXI".
Fuente: Elpais