dissabte, 22 de març de 2014

Los íberos pagaban en metálico

Los íberos pagaban en metálico 
En medio de la antigua Via Augusta existía un poblado íbero que se alzaba en la colina más pequeña de la sierra de Callosa de Segura. El vetusto asentamiento situado en Cox ya hacía intercambios comerciales con las ciudades romanas próximas como Illice o Carthago Nova. Ahora una pequeña parte de la historia primitiva de la localidad se ha podido rescatar gracias a la donación de una vecina.
Una de las excursiones que organizaba la Concejalía de Turismo por el montículo del Castillo sirvió para encontrar este pequeño trozo de historia. Las excavaciones realizadas a principios de los años noventa dejaron a la luz objetos como vasijas y otros utensilios que comenzaron a dotar un pequeño museo en la Casa de Cultura. No obstante, existen todavía más secretos por desenterrar a los pies de la fortificación medieval.

En el siglo I antes de Cristo ya existía un asentamiento en la colina que disponía de un muro defensivo. Esta construcción se puede observar a plena luz del día después de unos trabajos que se llevaron a cabo. No obstante, la arqueóloga encargada de catalogar estas piezas, Sofía Gras, explica que «se trata de un hallazgo importante porque solo existen tres monedas de este tipo». 

En concreto la pieza pertenece al periodo comprendido entre el 27 a. C. y el 14. d. C. Durante estos años «existían guerras internas en el Imperio Romano y lo que demuestra es que los íberos de la zona pagaban con monedas».

Otras piezas similares a esta, fundidas en bronce, solo se encuentran en Elche o en Cartagena, lo que revela que su acuñación se realizó en alguna de las fábricas de estas dos ciudades de gran legado romano.

La vecina Carmen Teresa Sánchez quiso realizar esta donación puesto que la moneda no tiene valor económico, aunque «el histórico es incalculable», expuso la concejal de Turismo, Teo Lozano. Y es que toda la colección de monedas encontradas en los alrededores del castillo se enviaron en los años veinte al Museo de Barcelona, donde hay un gran fondo de las primeras excavaciones del siglo pasado que se acometieron en la comarca.

Por su parte, desde el grupo municipal socialista se reclamó alguna ayuda de la Generalitat Valenciana para realizar un amplio trabajo de campo en todos los aledaños de la muralla íbera para comprobar si se han podido recoger todos los objetos de valor histórico. Asimismo desde el PSOE solicitaron que se lleve a cabo una reconstrucción y apuntalamiento de la muralla que podría verse afectada por las inclemencias del tiempo.

Fuente: La verdad

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada